top of page

CAUSAS Y CONSECUENCIAS DE LA CAÍDA DE SILICON VALLEY BANK

Silicon Valley Bank (SVB) era el décimo sexto banco en importancia de los EEUU. Buena parte de sus depositarios eran empresas basadas en Silicon Valley. Lo más importante: se trataba de un banco regional. Eso implicaba que su cartera de inversiones no estaba estrechamente controlada por la FED -la Reserva Federal de los Estados Unidos, más o menos equivalente al Banco de España o al Banco Central Europeo-.

SVB aprovechó esta falta de control para asumir grandes riesgos. Que fueron la causa última de su quiebra.


Buena parte de las inyecciones de liquidez de la FED para combatir la COVID acabaron llegando a los mercados. Principalmente, a las empresas tecnológicas, cosa que tenía bastante lógica, teniendo en cuenta que el NASDAQ -el índice que agrupa a las empresas tecnológicas- era el que había crecido más en los últimos años. SVB era el banco de referencia de muchas de estas compañías, que depositaban sus fondos en el banco.

Buena parte de las empresas tecnológicas en los EEUU suelen ser empresas con grandes deudas. Al subir los tipos de interés para combatir la inflación, buena parte de estas empresas han tenido problemas para financiarse, y obviamente han retirado más y más fondos del SVB.


El problema es que SVB había invertido buena parte de los fondos que le habían sido confiados en deuda de los EEUU a largo plazo. Parecía una jugada segura: obtenían los pagos de los intereses anualmente, y podían vender en el mercado los títulos de deuda para obtener efectivo en caso de necesidad.


Pero, en realidad, para un inversor profesional -y para un banco- invertir en deuda tiene ciertos riesgos que vamos a tratar de explicar. Hace dos años (2021), la deuda de los EEUU con vencimiento a diez años (2031) ofrecía una rentabilidad del 1,5%. Actualmente, ofrece una rentabilidad del 3,6%, esto es, una diferencia del 2,1% (3,6% - 1,5%). Si hoy en día se venden 100 $ de deuda con una rentabilidad del 1,5%, se tendrá que vender con descuento, ya que cualquier inversor puede comprar deuda en el mercado con una rentabilidad del 3,6%. El descuento sirve para que el inversor que compra ese título se vea compensado por la menor rentabilidad. Y ese descuento implica vender ese título de deuda de 100$ por menos de 100$, por ejemplo, por 85$; esa diferencia de 15 $ es, obviamente, una pérdida. Por favor, recuerden: ese dinero perdido es dinero de los clientes del banco. No de los fondos propios del banco.


¿Hubiera sido posible evitar el desastre? Pues sí. Hay un producto financiero que protege de la subida de los tipos de interés que hacen “perder” dinero a los propietarios de deuda. Pero SVB decidió no utilizar ese producto, porque, obviamente, hay que pagarlo.



Tan pronto como se supo que SVB se veía obligado a vender deuda con grandes pérdidas, todos aquellos en los mercados financieros que estaban al corriente de la situación alzaron la voz de alarma. Y hubo una retirada masiva de fondos del banco,

cosa que implicó la necesidad de más ventas para conseguir efectivo, cosa que incrementaba las pérdidas. Y esa fue la causa última de la quiebra del banco. En estos momentos, todos los bancos regionales de los EEUU están bajo la lupa. Todo el mundo teme que hayan efectuado prácticas similares a las de SVB. Sin contar los problemas de Credit Suisse y otros bancos europeos. En el momento de escribir este artículo, el sector bancario europeo cae aproximadamente un 7%. La FED y el gobierno de los EEUU han tratado de evitar el pánico financiero tomando medidas muy contundentes: garantizar la totalidad de los depósitos en SVB y en otro banco quebrado y otras medidas que han devuelto la tranquilidad a los mercados. Al menos, a corto plazo, parece que han tenido éxito. En los años 70 y 80, cuando se daban episodios de inflación, se subían los tipos de interés. Se contenía -temporalmente- la inflación, pero, como ahora, estallaba algún tipo de crisis o emergencia económica. Y se posponía la lucha contra la inflación para hacer frente a esa crisis. La consecuencia fue la cronificación de la inflación, hasta que Volcker decidió mantener los tipos altos hasta el fin de la inflación, causando en el proceso una gran crisis económica, pero poniendo los cimientos para una etapa de gran prosperidad económica.



La disyuntiva ante la que se encuentran ahora la FED y el BCE es si relajan la lucha contra la inflación para paliar los efectos de las consecuencias de la quiebra de SVB o si mantienen la lucha contra la inflación como prioridad -esto es, siguen subiendo tipos-. Y ésta es la consecuencia más importante de esta crisis: la posibilidad de que se relaje la lucha contra la inflación.



El Equipo de H&B.





bottom of page