top of page

EL CONFLICTO EN EL MAR ROJO Y SU POSIBLE REPERCUSIÓN EN LA ECONOMÍA



En el conflicto entre Israel y Hamas ha aparecido un nuevo actor:  los huties.  Se trata de un grupo insurgente del Yemen; son uno de los actores más importantes de la guerra civil en curso en ese país.

¿Por qué este grupo armado tiene tanta importancia?  Básicamente, porque ha cortado el estrecho de Bab El Mandab, una de las entradas  del Mar Rojo.  Y se ha de pasar por este estrecho para atravesar el Canal de Suez, por el que pasa alrededor del 10% del comercio naval mundial.



En este gráfico se puede observar el incremento en la distancia de viaje en un trayecto entre la India y Londres:  un 70%.   Entre China y Europa, el incremento es un 40% y entre el Golfo Pérsico -de donde zarpan los petroleros que abastecen Europa- el incremento es de cerca de un 90%.


Por esta ruta circula, principalmente, el comercio entre Europa y China/India y el petróleo del Golfo Pérsico con destino a Europa.


El coste de enviar un contenedor de China a Europa rondaba los 1.500 $ antes de la COVID.  Las distorsiones en el comercio internacional causadas por la COVID hicieron que el precio se disparara, como se refleja en este gráfico, en que la línea amarilla refleja el coste de enviar un contenedor de China a Europa.




Antes de la actual crisis, el precio rondaba los 1.400 – 2.000 $; aunque resulta difícil predecir hasta qué precio puede escalar el precio, las empresas navieras están subiendo en bolsa más de un 15%.


Los efectos de estos retrasos van a ser los siguientes:


1.- Al incrementarse el tiempo de viaje de cada buque, baja la cantidad de viajes que puede realizar, y por tanto se disminuye la cantidad de mercancías transportadas.  Eso hace subir su precio, y por tanto puede subir la inflación si la situación se prolonga.


2.- Se incrementa el consumo de combustible de los buques; además, llega menos combustible a Europa.  El precio del petróleo en Europa subirá.  Puede hacer subir la inflación si la situación se prolonga.


3.- En 2.021, el Canal de Suez estuvo cerrado unos días por el accidente de un barco.  Las pérdidas diarias en 2.021 fueron de 9.600 millones de dólares; las pérdidas actuales deben ser similares.  Esas pérdidas se deducen del PIB de los países implicados.


4.-Aumenta la tensión geopolítica.  A corto plazo, implica una subida del precio de los seguros e incremento del gasto de defensa.  Sin contar con la posibilidad de que haya algún tipo de conflicto de baja intensidad:  una vez desviado el comercio naval, existe la posibilidad de que se ataque a los hutis.  Al otro lado del estrecho, en Djibouti, hay ocho bases militares de diversas potencias (EEUU, China, etc…).  De momento, parece que la respuesta militar va a ser meramente destinada a mantener abierta la ruta marítima.


Si la situación se mantiene estable y no hay conflicto militar, lo que podemos esperar es una subida de precios de productos importados desde Asia y del petróleo.  Como resultado, si la situación se prolonga, se puede producir un aumento de la inflación, cosa que implicaría que la tan esperada caída de tipos se retrasaría o no se produciría.



El equipo de H&B.

 

 

bottom of page