top of page

LAS DOS HOJAS DE RUTA DE LA FED Y EL BCE

La FED y el BCE decidieron, el 2022, luchar de forma decidida contra la inflación. Según la mayor parte de los economistas y analistas financieros, la decisión fue tomada muy tarde, cuando la inflación ya estaba descontrolada. Como resultado, las subidas de tipos fueron muy rápidas, cosa que no fue buena, ya que no permitió al mercado adaptarse gradualmente.


Estas subidas tan rápidas han causado notables desequilibrios en los mercados. Y, obviamente, graves problemas a numerosas empresas. El resultado último ha sido que, según la mayoría de los analistas, la recesión está a punto de llegar.

Cuando llegue la recesión, nos encontraremos con que convivirán, a la vez:

-Tipos altos (al menos, para lo que estábamos acostumbrados; nada que ver con el 20% a los que los llevó Paul Volcker en 1980).


-Una inflación que parece dominada, pero que aún es elevada y lejos del nivel del 2% que la mayoría de los bancos centrales consideran el máximo aceptable.

-Recesión. La mayor parte de los analistas consideran que no será leve, aunque no se puede asegurar.


Cuando coincidan estos tres fenómenos, los bancos centrales (al menos la FED y el BCE) se encontrarán con la disyuntiva de tener que priorizar la lucha contra la inflación o contra la recesión. No se puede luchar contra ambas a la vez.


Las presiones políticas, económicas y mediáticas serán intensas para que se rebajen los tipos, con el objetivo de luchar contra la recesión: cada dos años (por lo menos) hay elecciones, y las recesiones hacen perder elecciones a los políticos (sin contar los problemas sociales que ocasionan). Y hay que recordar que a los responsables de los bancos centrales los nombran políticos. Si se rebajan los tipos, la inflación subirá.


A favor de mantener (o seguir subiendo) los tipos de interés para seguir luchando contra la inflación sólo estará la historia económica y ejemplos como los de Venezuela o Argentina, que nos muestran que dejar subir la inflación es peor, a largo plazo, que una recesión.


En estos momentos, tanto Christine Lagarde como Jerome Powell afirman que queda alguna subida de tipos y que no se rebajarán los tipos hasta el 2024. Ese escenario coincide con una priorización de la lucha contra la inflación. De momento, aunque han fallado en la parte de las previsiones, han cumplido escrupulosamente con lo que han anunciado en las ruedas de prensa. Pero las presiones que recibirán cuando la recesión llegue pueden hacer que cambien de rumbo.


Dependiendo del rumbo que tomen, y la firmeza con la que lo sigan, el devenir de las bolsas, las criptomonedas, la renta fija y el sector inmobiliario serán muy diferentes. Pero ambos escenarios -lucha contra la recesión o contra la inflación- traerán aparejados problemas económicos graves.

El equipo de H&B.



Comments


bottom of page