top of page

Riesgos de tener una hipoteca en tipo variable

En los últimos años buena parte de las hipotecas concedidas por los bancos han sido de tipo variable. Estas hipotecas cobran una tasa de interés equivalente al euríbor + un porcentaje que suele ser inferior al uno por ciento. En teoría, claro; luego viene la letra pequeña. El Euribor es el tipo de interés al que se prestan dinero los bancos entre sí en la zona euro. Cuando está a un nivel bajo, las hipotecas a tipo variable resultan muy rentables para los hipotecados. Pero cuando los tipos de interés suben, pueden ocasionar serios disgustos. Vamos a suponer que en septiembre del 2021 contratamos una hipoteca. Podíamos escoger entre contratarla a tipo fijo -a un tipo medio del 2,83%- o a uno variable -a un tipo medio del 2,08%-. La cantidad solicitada fue de 200.000 euros, a 25 años. A tipo fijo, cada mes se tendría que haber pagado unos 698,12 euros; a variable, unos 641,57 euros. La diferencia es importante, de 56,55 euros. El euríbor estaba, en septiembre del 2021, a -0,492%. Por favor, recuerden que una cosa es el tipo de interés ofertado en lo que podríamos llamar “letras grandes en los anuncios”, y otro el real, que suele ser mayor. Este mes de agosto, el euríbor ha escalado hasta 1,249%. Esto es, la hipoteca que pagaba un tipo medio a interés variable del 2,08% ahora estaría pagando un 3,821%. La cuota sería, aproximadamente, de 1.035,9 euros. La diferencia con la de tipo fijo pasaría a ser de 337,79 euros. Esto significa que el que se hipotecó a tipo variable, está pagando con cada nueva cuota unas seis veces más de lo que se ahorró el año pasado con cada recibo de la hipoteca. La comparación, recuerden, la establecemos con quien contrató la misma hipoteca, pero a tipo fijo. En los Estados Unidos, el tipo hipotecario a 30 años está en el seis por ciento. Si llegáramos aquí a ese nivel, la cuota hipotecaria pasaría a ser de 1.288,6 euros. La siguiente pregunta es: ¿podemos llegar a un Euribor a esos niveles? La buena noticia es que históricamente no se ha llegado a esos niveles; la mala, que se llegó a un nivel superior al 5% a principio de los 2000 y durante la anterior crisis. Recuerden, el Euribor tiene relativamente pocos años de edad. Desgraciadamente, hay otro problema que complica la situación. Seguro que todos ustedes han oído hablar de la inflación. No pienso extenderme hablando de la inflación y los motivos que llevan a los bancos centrales a considerarla como el problema más urgente al que se debe hacer frente. Limítense, por favor, a aceptar este hecho: la inflación es el enemigo número 1 de los bancos centrales. Consecuentemente, dedican todos sus esfuerzos a combatirla. Y, desgraciadamente, sólo hay un remedio a su alcance de eficacia probada para luchar contra la inflación: subir los tipos de interés. Y al subir los tipos de interés, sube el Euribor. Históricamente, la zona euro no ha tenido una inflación tan alta desde que el euro empezó a circular. Para encontrar en Europa una inflación parecida, tendríamos que retroceder al 1976, en que la inflación en Europa estaba, de media, en un 9,35% -la actual es de 9,1%-. En Alemania, en diciembre de 1976, el tipo estaba en el 8,15%. Suponiendo que los tipos llegaran a ese nivel -normalmente, los tipos suelen acabar a un nivel más alto que la inflación y el euríbor suele estar a un nivel más alto que los tipos-, nuestra hipoteca estaría costando, cada mes, 1563 euros. Recuerden, a tipo fijo estaríamos pagando 698,12 euros.

He escogido Alemania porque, de los países medianos y grandes de la zona euro, es el que tradicionalmente ha tenido una economía más saneada y mejor gestionada. Porque los tipos en España, por ejemplo, estaban muchísimo más altos.

¿Vamos a llegar a esos apocalípticos tipos de interés? Seguramente, no veremos al euríbor al 8%. Pero la mayor parte de analistas coinciden en que lo veremos a un tipo más alto que el actual.

Moraleja: Si tienen ustedes una hipoteca a tipo variable, por favor, revísenla con cuidado. En caso de necesidad, recurran a asesoramiento experto. Pasar una hipoteca de tipo variable a fijo aún es posible; conlleva gastos varios, pero si aún deben mucho dinero, puede resultarles muy interesante.




bottom of page