top of page

VENCEDORES Y PERDEDORES DE LA INFLACIÓN


Resulta imposible, dada la breve extensión de este artículo, hacer un resumen a fondo de la inflación, sus causas, repercusiones económicas, etc... pero, en cambio, si que podemos hacer un pequeño resumen de algunos de los perjudicados y de los beneficiados por el fenómeno inflacionario que vivimos.


Vamos a asumir que todos los precios han aumentado un 10% -y no como ocurre en realidad, en que unos precios aumentan más y otros menos, o incluso disminuyen-. Es una simplificación irreal, pero necesaria para no alargar demasiado el artículo. Además, vamos a asumir que los tipos de interés han aumentado, cosa que casi siempre ocurre cuando hay un proceso inflacionario.


Entre los principales ganadores está la banca. Al subir los tipos de interés, la banca gana más por sus préstamos y su negocio -hacer de intermediario entre ahorradores y particulares y empresas que se endeudan- es más rentable. Caixabank, por poner un caso, ha visto como el precio de su acción ha subido un 60% en un año.


Curiosamente, todos aquellos que están endeudados a tipo fijo están entre los grandes ganadores de la inflación. Por ejemplo, una familia que paga una hipoteca a tipo fijo de unos 900 euros al mes por un piso de unos 300.000 euros. Si el precio de su piso ha subido un 10%, seguirán pagando 900 euros al mes, pero su propiedad valdrá un 10% más, esto es, 330.000 euros. Estar endeudado a tipo fijo en un periodo inflacionario es una buena noticia: en el caso de un empleado, sigue pagando lo mismo por su deuda, pero, si su salario aumenta al mismo ritmo que la inflación, su situación ha mejorado. Por ejemplo, una familia que antes de la inflación ingresaba 3.000 euros al mes y que dedicaba 900 euros a pagar su hipoteca a tipo fijo, 1.700 euros a cubrir sus otros gastos y 400 euros a ahorrar, tiene, con una inflación del 10%, si su salario ha subido a la par que la inflación, el siguiente cambio en sus situación:


-Unos ingresos de 3.300 euros al mes (3.000 euros + 10%).

-Una hipoteca de 900 euros al mes. Sin cambios.

-1870 euros a cubrir sus gastos (1.7000 euros + 10%).

-Dedica al ahorro 530 euros (¡¡más de un 30% de lo que ahorraba antes de la inflación, 400 euros!!).

-Además, su patrimonio ha aumentado en 30.000 euros (el aumento del precio de sus propiedad).


Por favor, tened en cuenta que esta familia “ha ganado” porque su salario ha aumentado al mismo nivel que la inflación. Pongamos por ejemplo una familia que está en exactamente la misma situación que la anterior, pero que paga un alquiler de 900 euros en vez de una hipoteca y cuyo salario no ha aumentado:


-Unos ingresos de 3.000 euros al mes.

-Un alquiler de 990 euros al mes (900 + 10%).

-1870 euros a cubrir sus gastos (1.700 euros + 10%).

-Dedica al ahorro 140 euros (¡¡Un 35% de los que ahorraba antes de la inflación!!).


En este caso, esta familia ha perdido -y mucho- con la inflación. Además, hay que tener en cuenta que si antes de la inflación no podía ahorrar -o ahorraba poco-, su situación sería muy mala.


Otro de los grandes perdedores de la inflación -o, al menos, de este episodio- son los ahorradores. Imaginemos una familia con unos ahorros de 20.000 euros. La banca no paga por los depósitos de sus clientes -o pagan cantidades irrisorias-. Así pues, esos ahorros, a menos que se inviertan con éxito y se consiga algún tipo de rendimiento que iguale a la inflación, van a perder valor, ya que lo que antes se podía comprar con 20.000 euros, ahora cuesta 22.000 euros por efecto de la inflación del 10%.

Aunque suele haber vencedores en los procesos inflacionarios, la situación suele ser negativa para la mayoría, ya que los salarios no suelen igualar la subida de la inflación.


El equipo de H&B.

Comments


bottom of page